Auspiciar buenos augurios

Es un decir, una voz popular en días de fiesta. ¡Qué tengas un buen día! ¡Qué seas muy feliz! Pero para mí hoy solo es un recuerdo, una nostalgia cargada de viejos sueños ya cumplidos. Sacado de contexto puede chirriar como una vieja verja oxidada a nuestro paso. Hoy he visitado el hospital, una inspección rutinaria y obligatoria, nada del otro mundo. Al parecer es una vez al año, y bueno cualquier excusa es buena para salir de mi encierro.

El vehículo que nos trajo no tenía ventanas, solo podíamos oír el ruido de la ciudad, encerradas en paredes metálicas todo parecía aún más grande. Al abrirse las puertas un gran parking de ambulancias nos recibió, junto a nuestros guardias. Fuimos entrando en fila hasta una sala de espera con otros pacientes, también rutinarios.

Y nos embargó la espera, mientras una a una íbamos entrando en la consulta donde un esterilizado y desinfectado reloj de pared marcaba las horas. En esa sala de espera, donde solo deseas que alguien venga a Tacones Rojos pude hablar con ella. Su rostro lleno de luz me sonreía. Supe que era madre de dos niñas, que era directora en un colegio y que la gustaba mucho bailar, aunque últimamente no estaba para muchos bailes. No me preguntó por mi delito y sus ojos me miraban con ternura. Yo sin saberlo sujetaba su mano caliente y ella me contaba con dulzura quién era el mejor doctor y su enfermera predilecta. Yo no podía hablarla de André, y no me quería sentir de ninguna manera, ni jueza ni abogado, no quería pensar en mis actos y menos justificarme de nada. Aquella mujer y su buena energía me calmaba. Su lucha era titánica y mi cárcel un privilegio al lado de su razón de estar.

No había temor en su mirada hacia el futuro, su pasión contrarrestaba los efectos secundarios de una quimio que abrasaba, pero no quemaba su pasión por la vida. Una parece que avanza por la vida, montada en un carrusel de toda clase de suertes y desenlaces. Mientras yo viajo con mi culpa muy cubierta, ella camina con su vida a ras de la piel.

La enfermedad en su definición más básica, es la ausencia de los colores que nos obsequia todos los día el cielo, con una infinidad de arcoiris de amistad, de sentirse y de querer. Si por poco que podamos donamos un minuto de nuestro tiempo, una milésima parte de nuestra esencia a una buena causa, ese algo se transformará en muchos y podrá crear su propio arcoiris. Así me dijo aquella mujer cuando la pregunté por su hermosa camiseta con dos equis y un corazón. Después me dio un beso de despedida y sonriendo nuevamente me susurro al levantarse:

Te beso para que encuentres tus alas” Y vaya si volé… como ahora, como todos los días en los que un frío barrote franquea mi ventana, pues a mis sueños, a mis deseos, a mis ganas de vivir no les faltan alas para besar como aquella mujer; Los cielos y la vida.

Dedicado a Sandra Ibarra, por saber transformar esos barrotes que a veces tanto asuntan, en alas multicolores de futuro e ilusión.

 

El rincón de Mamá

[social_essentials]

 


kissandfly
xxcorazon

kiss

 

 

2 comentarios sobre “Auspiciar buenos augurios

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
26 − 25 =