6 turquesas con un anillo

anillo turquesas

¿Qué puedes hacer con 6 turquesas? Realmente en el momento actual poca cosa. Puedes ir de compras, ropa, accesorios, viajes, tecnología, cultura y tratar de pagar con ellas. Como poco el taquillero, vendedor, agente de viajes o revisor del Ave te puede mirar con cara de juzgar tu cordura. El trueque o el intercambio ya no se llevan al menos en el mundo occidental. A parte, ¿Quién puede valorar ahora el valor de una turquesa? ¿Un gemólogo, un geólogo, un tasador, un marchante de la naturaleza?

Con un anillo…un simple anillo de plata en el que un maestro artesano pueda engarzar una brizna de madre naturaleza en la maleable plata forjada por un hombre. Un simple anillo a los ojos de un profano, o un hermano del cielo a los ojos de un amante de la belleza.

El otro día una mujer bien vestida subía sin dinero al autobús que te lleva al aeropuerto. El conductor la observó detenidamente, vio en un bolsillo como sobresalía su tarjeta de embarque con la bandera de Italia, el rímel de sus ojos corrido, sus ojos con atisbos de un rojo atardecer de verano. Ella le ofrecía como pago del trayecto su anillo de turquesas, pero él lo rechazó. Solo la preguntó ¿te lo regaló él? Ella asintió mirándole a los ojos.

– Hoy es el día de la turquesa y sus portadores no pagan – le dijo el joven conductor.

Ella ruborizada le dio las gracias. Todo el trayecto pese al haber muchos asientos vacíos, la joven no se despegó de la barra más cercana al conductor. Desde mi asiento solo podía ver los ojos en el retrovisor de aquel joven mirándola de vez en cuando. Ella fijaba firme su mirada al frente, como si ya no existiera el mundo que dejaba atrás. Llevaba poco equipaje, un bolso acolchado de plata y lo puesto. En las curvas pronunciadas ella se agarraba fuerte a esa barra que ahora la sostenía y se veía el color rojo de sus manos al presionar con fuerza ese retén de hierro. Creo que lloraba, la otra mano se acercaba mucho a la cara.

Por fin llegamos al aeropuerto, salidas internacionales pero yo iba a las salidas nacionales, la última parada. Después de un rato consultando mi agenda, me percaté que aquel autobús ya no andaba y los pasajeros murmuraban. Efectivamente ya no había conductor, así que miré rápidamente por la ventana… una joven pareja cogida de la mano, ella con su anillo de turquesa aferrada a la mano de él, mientras ese joven se quitaba su chaqueta azul marino de conductor para arrojarla en la papelera que hay en la puerta de entrada a los embarques.

Nos bajamos de ese autobús para esperar que alguien nos recogiera, pero no tuve más remedio que tomar un taxi. El taxista malhumorado por la poca carrera que le reportaba mi trayecto me miraba de reojo, y yo le pregunté ¿Le gustan las turquesas?

-¿Cómo dice? – Me dijo extrañado.

No se preocupe – le dije sonriendo– no es usted mi tipo….

[social_essentials]

Ver en la tienda web

anillo turquesas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
26 + 18 =